kerouac
Martes, 1 de Enero, a las 3:02 am
categoria: difusión musical- personajes- historias
autor: kerouac

El pasado día 13 en el CEI de Lugo se celebraba un evento sobre software y cultura libres, “Software Libre, una realidad diferente”. Yo estaba invitado para impartir un taller de instalación de sistemas GNU/Linux, pero evidentemente el momento estrella del día no era mi taller, sino la charla de Enrique Sierra, miembro del mítico grupo germen de la Movida Madrileña Kaka de Luxe, pero sobretodo, guitarrista de Radio Futura.

Enrique venía presentando 127.es, un portal en el que, bajo una de las licencias Creative Commons, se distribuye toda clase de arte en formato digital. El título de su charla: “La revolución del creador”.

Los organizadores ya me habían comentado dos aspectos de Enrique: es un tipo accesible, y su estilo es provocador. Lo primero, lo pude comprobar en el backstage, y lo segundo, durante su charla. Empezó suave, comentando algunos aspectos de su vida profesional, más o menos conocidos, y recordando entrañablemente como hacía música con máquinas de 8 bits (Commodore 64 y tal), grabando el sonido con un casette y llevándolo luego al estudio para mezclar, todo esto antes de la aparición del MIDI. Actualmente, utiliza ordenadores Apple con MacOS X. Estos y otros detalles que demostraban un cierto conocimiento en profundidad de las nuevas tecnologías, le hicieron rápidamente ganar las simpatías del público.

Pero lo mejor vino después, cuando hizo una crítica demoledora a la industria musical, disparando contra unos precios que se mantienen frente a unos costes de producción que han bajado en los últimos 20 años, contra la falta de imaginación: “Hay cosas muy muy buenas en el panorama musical…por ejemplo…los recopilatorios”, contra las subvenciones: “si eres músico, eres músico, y si tu discográfica no te publica tu disco, jódete, y busca otras formas de publicar tu música… pero eso de subvencionar la cultura… prefiero que inviertan en sanidad, ¡que me subvencionen los condones!”. Y por supuesto disparó contra la SGAE: “El contrato que firmé con la SGAE se extiende más allá de mi vida. Hasta que yo no me muera, y mis hijos, y mis nietos, la SGAE es dueña de mi trabajo”. Y se quejó amargamente de no poder publicar él mismo en su propio portal.

Como alternativa, Enrique Sierra propone iniciativas como la suya, 127.es, en la que se eliminan los intermediarios entre el creador y el comprador de la obra de arte. El artista cobra por cada descarga realizada del portal, y este pago se supone que se compensa con la publicidad, no porque pague de alguna manera el que realiza la descarga. Si, a mayores alguien quiere comprar la obra de arte, una empresa o un particular, la relación es directa entre el creador y el comprador. Después de su conferencia, en los pasillos del CEI profundizamos un poco más sobre este tema, comentando los casos de Alberto Vazquez-Figueroa, que está publicando en Internet todas sus novelas (empezando por la última) de forma gratuita, o el caso de Radiohead, que le parecía apasionante, y que ha demostrado lo desfasada que está la forma de publicar música, cuando el grupo ha ganado más dinero en un mes con su último disco en descarga por el precio que el comprador decidiera, que con los dos anteriores juntos.

En definitiva, fue una charla estupenda, con una lucidez aplastante de alguien que no presume en ningún momento de lo que todos sabemos que es: uno de los revolucionarios de la música española de los últimos 30 años.

Y por supuesto, aproveché la ocasión para agradecer a uno de los Radio Futura por haberme animado a leer a Edgar Allan Poe:

Y a todo esto, feliz 2008 a los lectores y a mis colegas de Musiqueando, en este primer post del año :-)

Deja tu comentario ! »»